Grupo Signo editores

En conseguir mis libros, he sido siempre solícito de un amplio margen, lo que no tanto a través de cualquier amor de la cosa en sí misma, sin embargo agradable, como por la facilidad que me brinda de dibujo a lápiz pensamientos sugeridos, los acuerdos y las diferencias de opinión, o breves comentarios críticos en general. Cuando lo que tengo que tener en cuenta es demasiado para ser incluido dentro de los estrechos límites de un margen, lo comprometemos a una hoja de papel, y lo depositan entre las hojas, teniendo cuidado de asegurar por una parte imperceptible de pasta de goma tragacanto.

 

Esta toma de notas, sin embargo, no es en absoluto la realización de la mera exposición de-una costumbre que tiene sus desventajas, sin lugar a dudas “Ce que je mets-sur-papier”, dice Bernardino de Saint Pierre, “je remets de mémoire et ma la par consecuencia, je l’oublie; “- y, de hecho, si usted desea olvidarse de nada en el lugar, tome nota de que esta cosa es ser recordado.  

 

La circunscripción del espacio, también, en estos pencillings, tiene en sí algo más de ventaja que de las molestias. Nos obliga (lo difuso de la idea de que puede entretener a la clandestinidad), en Montesquieu-ismo, en Tácito-ismo (aquí os dejo fuera de la vista la parte final de los “Anales”) – o incluso en Carlyle-ismo-una cosa que , me han dicho, no debe ser confundido con su afectación ordinaria y mala gramática. Digo “mala gramática”, a través mera obstinación, porque los gramáticos (quienes deberían saber mejor) insistir en ello que no debería. Pero entonces, la gramática no es lo que estos gramáticos lo tienen, y, por ser solamente el análisis del lenguaje, con el resultado de este análisis, debe ser bueno o malo al igual que el analista es sabio o tonto justo como él es Horne Tooke o un Cobbett.  

 

Tal vez fue lo que los alemanes llaman el “cerebro de dispersión de” humor del momento, pero, mientras que el pintoresquismo de los numerosos lápiz arañazos me llamó la atención, la desbandada-Iness del comentario me hizo gracia. Me encontré por fin la formación de un deseo que había sido alguna otra parte que la mía que había acosado a lo que los libros, y creyendo que, en tal caso, podría haber obtenido sin el placer despreciable de darles la vuelta. A partir de este pensamiento-la transición (como Mr. Lyell, Murchison, o el señor, o Featherstonhaugh el señor se lo tiene) era bastante natural: – que podría haber algo, incluso en mis garabatos que, por el mero hecho de garabatos que tienen interés para otros.

 

 

Llegué a la conclusión, al fin, de poner la fe en la amplia visión y la imaginación del lector: – esto como una regla general. Pero, en algunos casos, donde incluso la fe no se trasladase los montes, parecía que no había plan de seguro que lo re-modelo de la nota como para transmitir al menos, el fantasma de una concepción en cuanto a qué se trataba. Cuando, por tal concepción, el texto en sí era absolutamente necesario, yo podría citar, donde el título del libro comentado es indispensable, yo podría nombrar. En resumen, como una novela de dilemma’d-héroe, que hice en mi mente “dejarse guiar por las circunstancias,” en defecto de normas más satisfactorias de conducta.

 

En cuanto a la opinión expresada en la multitudinaria subjoined fárrago, como para mi aprobación a todos los presentes, o disentir de cualquier porción de él-en cuanto a la posibilidad de que yo tenga, en algunos casos, alterar mi mente-o en cuanto a la imposibilidad de mi no haberlo alterado a menudo estos son puntos sobre los cuales no digo nada, porque sobre ellos no puede haber nada inteligente, dijo. Puede que sea así para observar, sin embargo, que al igual que la bondad de su juego de palabras es cierto en la relación directa de su intolerancia, por lo que no tiene sentido el sentido esencial de la nota marginal.

 

¿No es una ley que necesidad tiene una tendencia a generar lo necesario?

 

Moore se ha destacado por el número de pertinencia, así como la novedad de sus símiles, y la fama adquirida por lo tanto es indicial de su deficiencia en la que el mérito-el noble más noble de todos. Ningún poeta distingue así fue alguna vez rica ideal. El Papa y Cowper son instancias. Símiles directos son de muy palpable artificial de un personaje a ser artística. Un artista siempre se las ingenian para tejer sus ilustraciones en la forma metafórica.  

 

Moore tiene vivacidad; destreza verbal y constructivo, un oído musical no es suficientemente cultivada, un vivo de fantasía, un espíritu epigramático, y una multa de sabor en la medida de lo que va.

 

 

Democrática Review, diciembre de 1844

 

No estoy seguro de que Tennyson no es el más grande de los poetas. La incertidumbre de asistir a la concepción pública de la palabra “poeta” lo único que me impide demostrar que él es. Otros bardos producir efectos que son, de vez en cuando, de otro modo que por lo que llamamos poemas, pero Tennyson un efecto que sólo se hace un poema. Su sola poemas son idiosincrásicos. Por el goce y el disfrute no de la “Morte D’Arthur” o del “Enone”, que pondría a prueba sentido ideal de nadie.

 

 

Piezas cortas de Tennyson abundan en el minuto lapsos rítmicos suficiente para mí aseguramos que-en común con todos los que viven los poetas o muertos-que ha descuidado la investigación precisa de los principios de metros, pero, por el contrario, tan perfecta que es su instinto rítmico en general de que, como el actual vizconde Canterbury, parece que ve con su oído.

 

 

Dama de Godey del Libro, septiembre de 1845

 

El incremento, en unos pocos años, la revista de la literatura, es de ninguna manera para ser considerados como una indicación de lo que algunos críticos lo supongo-para indicar una tendencia a la baja en el gusto americano o en las letras norteamericanas. No es sino un signo de los tiempos, una indicación de una época en que los hombres se ven obligados a la brusca, la condensada, el bien digerido en el lugar del periodismo voluminosa, en una palabra, una vez en lugar de la disertación. Necesitamos ahora la artillería ligera en lugar de los pacificadores de la inteligencia. No voy a estar seguro de que los hombres en la actualidad pensar más profundamente de lo que hace medio siglo, pero fuera de toda duda que piensan con más rapidez, con más habilidad, con más tacto, con más de un método y menos de excrecencia en el pensamiento. Además de todo esto, tienen un gran aumento en el material de pensamiento, sino que tienen más datos, más que pensar. Por esta razón, están dispuestos a poner la mayor cantidad de pensamiento en el más pequeño de la brújula y se dispersan con la rapidez posible todo lo posible. Por lo tanto el periodismo de la época, por lo que, en especial, las revistas. Muchos no podemos tener, como una proposición general, pero exigimos que ellos tienen méritos suficientes como para que se nota en el principio, y que siguen en la existencia lo suficientemente largo que nos permita una estimación razonable de su valor.

 

 

El jefe de los rapsodas que nos han montado a la muerte como el Viejo de la Montaña, es el ignorante y egoísta Wilson. Nosotros usamos los rapsodas a largo plazo con la deliberación ideal, ya que, Macaulay, y Dilke, y una o dos personas, con excepción, no existe en Gran Bretaña un crítico que puede ser bastante considerado digno del nombre. Los alemanes e incluso los franceses, son infinitamente superiores. En cuanto a Wilson, que ningún hombre jamás se haya escrito mal la crítica o mejor rhodomontade. El hecho de que es “egoísta” sus obras muestran a todos los hombres, corriendo a medida que leen. El hecho de que es “ignorante” que sus absurdas y continua de escolar errores acerca de Homero testimonio. No hace mucho tiempo nos señaló una serie de sandeces similares en su revisión de la señorita Barret [sic] poemas-de una serie, se dice, de errores graves, que surjan de la pura ignorancia, y lo desafían o cualquiera de responder a una sola sílaba de lo que hace avanzar.  

 

Y, sin embargo este es el hombre cuya sencilla frase de (para nuestra vergüenza se lo ha dicho) tiene el poder de hacer o de mar una reputación de América! En el último número de Blackwood, tiene una continuación de los aburridos “Los especímenes de los críticos británicos,” y lo hace con motivo arbitrariamente a insultar a uno de los más nobles de nuestros poetas, el Sr. Lowell. El punto de todo el ataque consiste en el uso de epítetos y frases del argot de la descripción más inefablemente vulgar. “Squabashes” es un término mascota. “¡Puga!” es otra. “Estamos a la Spiner escoceses”, dice Sawney, como si la cosa no eran más que evidentes. El Sr. Lowell se llama una “urraca”, un “mono”, un “Yankee cockney”, y su nombre es intencionalmente mal escrito John Russell Lowell. Ahora son las indecencias perpetradas por un crítico estadounidense, que el crítico sería enviado a Coventry por toda la prensa del país, pero dado que es Wilson, que insulta, no, como en el deber, sólo presentar al insulto, pero que se hacen eco , como una broma excelente, a lo largo y ancho del país. “Quamdiu Catilina?” Nosotros de hecho exigir la nacionalidad de auto-respeto. En cartas como en el Gobierno se requiere una Declaración de la Independencia. Una cosa, mejor aún sería una declaración de guerra-y que la guerra debe llevarse inmediatamente “en África.”

 

 

Hay, sin embargo, una clase de fantasías, de exquisita delicadeza, que no son pensamientos, y al que, hasta ahora, he encontrado que es absolutamente imposible adaptar el lenguaje. Yo uso la palabra fantasías al azar, y sólo porque tengo que usar alguna palabra, pero la idea comúnmente unido a que el término no es ni remotamente aplicable a las sombras de las sombras que se trate. Me parecen bien psychal que intelectual. Surgen en el alma (¡ay, qué pocas veces!) Sólo en sus épocas de más intensa tranquilidad, cuando la salud mental y corporal está en la perfección, y en esos meros puntos de tiempo en los confines de la mezcla de mundo de la vigilia con los de la mundo de los sueños. Soy consciente de estas “fantasías” sólo cuando estoy en el borde mismo del sueño, con la conciencia de que yo soy así. Me he convencido de que esta condición existe, pero para un punto de inapreciable de tiempo, sin embargo, está lleno de estas “sombras de las sombras”, y para el pensamiento absoluto, no se exige la resistencia del tiempo.

 

 

Ahora, por lo que es toda mi fe en el poder de las palabras, que a veces he creído posible, incluso a encarnar la evanescencia de las fantasías como la que he intentado describir. En experimentos con este fin, he llegado tan lejos como, en primer lugar, con el control (cuando la salud física y mental son buenos), la existencia de la condición de que: – Es decir, ahora puedo (a menos que cuando se está enfermo) , asegúrese de que la condición sobrevendrá, si así lo desean, en el punto de tiempo ya se ha descrito: superveniencia de su hasta hace poco yo nunca podía estar seguro, incluso bajo las circunstancias más favorables.Quiero decir, simplemente, que ahora puede estar seguro, cuando todas las circunstancias son favorables, de la superveniencia de la condición, y se sienten aún la capacidad de inducir u obligar a que: – las circunstancias favorables, sin embargo, no son menos raros – más había obligado ya el Cielo a la Tierra.  

 

He llegado tan lejos, en segundo lugar, para evitar que el lapso desde el punto de que hablo, el punto de fusión entre la vigilia y el sueño, como para evitar a voluntad, digo, el lapso de esta frontera-tierra en el dominio de dormir. No es que yo pueda seguir el estado-no es que puede hacer que el punto de más de un punto, pero que me puedo sorprender desde el punto a la vigilia, y así transferir el mismo punto en el reino de transmitir la memoria, sus impresiones, o más adecuadamente sus recuerdos, a una situación en la que (aunque aún por un período muy breve) puedo estudiar con el ojo de análisis.  

 

Democrática Review, abril de 1846

 

En general, nuestras primeras impresiones son las verdaderas-la principal dificultad está en asegurarse de que son los primeros. En su primera juventud, leemos un poema, por ejemplo, y están embelesados ​​con él. En edad adulta nos asegura nuestra razón de que no teníamos razón para estar embelesado. Sin embargo, algunos años transcurren, y volvemos a nuestra admiración primitiva, al igual que un juicio madurado nos permite, precisamente, para ver qué y por qué admiramos.

 

Por lo tanto, como individuos, pensamos en ciclos, y puede, a partir de la frecuencia o infrecuencia de nuestras revoluciones acerca de los diversos centros de pensamiento, forman una estimación precisa del avance de nuestro pensamiento hacia la madurez. Es maravilloso observar cómo de cerca, en todo lo esencial de la verdad, el niño de opinión coincide con la de el hombre adecuado-del hombre en su mejor momento.  

 

 

Yo no tengo la menor fe en Carlyle. En diez años, posiblemente en cinco será recordado sólo como un tope para el sarcasmo. Sus Euphuisms lingüísticas podría muy bien haber sido tomado como evidencia prima facie de sus seres filosóficos, eran la espuma que se indica, en primer lugar, la superficialidad, y en segundo lugar, la confusión de las aguas. Yo echaría la culpa a ningún hombre de buen sentido para salir de las obras de leer simplemente en razón de estos Euphuisms Carlyle, porque se podría demostrar a priori que ningún hombre capaz de producir una impresión definitiva sobre su edad o la raza, pudiera o quisiera comprometerse con tales sandeces y locuras. El libro sobre el “héroe-que Worship’-es posible que alguna vez excitado un sentimiento más allá del desprecio? Ningún héroe adorador puede poseer cualquier cosa dentro de sí mismo. Ese hombre no es hombre que se encuentra en el temor de sus semejantes. Genius se refiere genio con respeto, incluso con entusiasmo la admiración, pero no hay nada de la adoración en la admiración, por sus manantiales de un conocimiento profundo de la admirada-de una simpatía perfecta, el resultado del conocimiento, y es necesario decir , que la simpatía y la adoración son antagónicos. El héroe de los fieles, por ejemplo, ¿qué saben ellos de Shakespeare? Ellos adoran a él-perorata acerca de él-conferencia sobre él-le acerca, él y nada más-por la sencilla razón de que es absolutamente más allá de su comprensión. Ellos han llegado a una idea de su grandeza de la tenacidad con que los hombres lo han llamado mucho. En cuanto a su propia opinión acerca de él-que en realidad no tienen ninguno en absoluto. En general, el más pequeño de la humanidad son la clase de hombres adoradores. Ni uno solo de esta clase han logrado nunca nada más allá de una mediocridad muy despreciable.  

 

 

Tenga en cuenta la generalización, el tono falso, condescendiente: -

 

“Es el charlatán vacío, a quien todas las cosas son iguales imposible, que intenta todo. Se puede hacer una cosa así como otro, porque realmente no puede hacer nada …. el volumen del Sr. Taylor, como hemos insinuado, es un avance en su publicación anterior. Podríamos haber querido, de hecho, algo más de moderación en la retórica, pero, “& c., & c., & c.

 

 

Puedo copiar estos pasajes en primer lugar, porque el crítico en cuestión ha copiado, sin el más mínimo reconocimiento de su grandeza, porque son grandes, y en segundo lugar, poner la cuestión de la “retórica” ​​en reposo. Ningún artista que los lee voy a negar que son la perfección de la habilidad en su camino.Pero, en tercer lugar, quiero llamar la atención sobre la imaginación brillante manifiesta en las líneas. Mi alma se rebela a esos esfuerzos, (como la que me refiero,) para depreciar poemas tales como el Sr. Taylor. ¿No hay honor ni la caballerosidad a la izquierda en la tierra? ¿Están nuestros escritores más meritorios para ser por siempre con desprecio hacia abajo, o abucheado, o condenado abajo con elogio, por un conjunto de hombres que poseen poca capacidad distinta de la que asegura el éxito temporal para ellos, en común con Panaces Swaim o las píldoras de Morrison? El hecho es que una persona debe escribir, a la vez, un documento de exposición de la revista-sin piedad la exposición, el cartes de dessous de nuestros asuntos literarios. Se debe mostrar cómo y por qué es que cuac omnipresente en las cartas siempre se puede “tener éxito”, mientras que el genio, (lo que implica respeto de sí mismo con un desprecio de arrastrarse y gatear,), inevitablemente, deben sucumbir. Se debe señalar las “artes fáciles” por el cual uno, una base suficiente para hacerlo, puede conseguir el mismo puesto a la cabeza misma de las letras americanas por un artículo en esa revista magnánimo, “La Revista”. Se debe explicar, también, la facilidad con la misma obra puede ser inducido (en el caso de Simms,) para difamar personalmente, uno no es un norteño, un insignificante “consideración”. De hecho, nuestra crítica necesita una regeneración profunda, y deben tenerlo.

 Southern Literary Messenger, junio de 1849

 

A veces me he me entretenía tratando de imaginar cuál sería el destino de cualquier talento individual, o maldita vez, con un intelecto muy muy superior a la de su raza. Por supuesto, él sería consciente de su superioridad, ni podía (si es otra cosa que el hombre es constituido) ayudan a manifestar su conciencia. De este modo se daría a los enemigos en todos los puntos. Y puesto que sus opiniones y especulaciones ampliamente que difieren de las de toda la humanidad-que iba a ser considerado como un loco, es evidente. ¡Qué horriblemente dolorosa como una condición! El infierno no podría inventar la tortura mayor que la de ser acusado de debilidad anormal a causa de ser anormalmente fuerte.  

 

Signo Editores